9 VITAMINAS Y SUPLEMENTOS POR LOS QUE TIENES DAÑO EN TU HIGADO Y RIÑON


Prometen un mejor rendimiento físico y mayor definición de los músculos. Y sí, los suplementos de proteína, bien utilizados y con una guía adecuada según el ejercicio y alimentación de cada persona, pueden dar muy buenos resultados.


9 VITAMINAS Y SUPLEMENTOS POR LOS QUE TIENES DAÑO EN TU HIGADO Y RIÑON


Sin embargo, si las personas consumen este tipo de complementos alimentarios sin necesitarlos, o si abusan de ellos, pueden sufrir consecuencias que irían desde aumentos de peso hasta daños en los riñones e hígado.

Esta alerta cobra relevancia debido a que dichos productos se venden sin necesidad de una receta y cualquier persona puede comprarlos, lo que aumenta el riesgo de que se usen sin la correcta instrucción.

Interesante para usted: SU BEBÉ ENFERMABA CADA DÍA MÁS, HASTA QUE VIERON SU NARÍZ


La nutricionista Ana Elena Vargas, quien guía a varios deportistas o individuos que realizan actividad física de forma frecuente, aseguró que lo recomendable es que la decisión de utilizar o no estas proteínas, sea tomada con la ayuda de un profesional en nutrición, pues no todos los casos son iguales.

"Pueden ser un gran apoyo para que el músculo no se pierda y lograr los objetivos deseados. A muchas personas les beneficia, pero no en todos los casos son necesarios. Todo en exceso es malo y esto puede poner en riesgo la salud de quienes lo consumen sin la guía adecuada o sin necesitarlo", comentó la especialista.

Además añadió que aunque todos los grupos alimentarios son vitales, las proteínas están relacionadas con la reparación de la masa muscular, por eso es que los suplementos son tan buscados, pues estos dan resultados más rápidos que las proteínas que contienen los alimentos que comemos, que son de absorción más lenta.

Posibles secuelas


Si una persona ingiere este tipo de batidos sin control, los daños para su salud pueden ser serios.


"Partamos de un hecho: todo el exceso se transforma en grasa, el exceso de carbohidratos se transforma en grasa, y el exceso de proteínas también se transforma en grasa. Entonces es muy posible que alguien que ya consume en su alimentación toda la proteína necesaria más bien comience a ganar peso, se le sobrecarguen los riñones y el hígado sufra; eso es terrible", explicó Vargas.

¿Cuánto es exceso? No hay una receta específica para lo que cada persona debe consumir de proteína (ya sea en alimentos o en suplementos), pues esto varía según la edad, sexo, condición de salud, tipo de alimentación y nivel de actividad física Lo ideal es que sea un nutricionista quien establezca la cantidad necesaria.

De acuerdo con el endocrinólogo español Martín Vaquero, el exceso de proteínas supone una "sobrecarga para el riñón" y esto va a generar arterioesclerosis (endurecimiento, grosor y pérdida de la estabilidad en las arterias).

Dicha situación provocaría daño en los vasos sanguíneos y generaría hipertensión (presión alta) que, a su vez, puede conducir a infartos agudos de miocardio.

El hígado también sufre si la cantidad de proteína que se ingiere es excesiva y esto causaría daños que obliguen a la persona a tomar tratamientos todos los días.

¿Qué sucede? Cuando hay un exceso de proteínas, el cuerpo no tiene la opción de almacenarlas. Entonces, no le queda más que eliminar el exceso.

Recomendado para usted: ¡ALERTA! PRIMEROS SÍNTOMAS de ALARMA de DIABETES| SÍNTOMAS INICIALES DIABETES y PREDIABETES


Eso supone una alteración metabólica y el cuerpo se vuelve más ácido. Además se da una sobrecarga en algunos órganos vitales para contrarrestar esa disminución de pH y la eliminación de catabolitos (residuos metabólicos).

El proceso de acidificación afecta a los riñones y al hígado, y posteriormente al corazón. Al tener un ambiente tan ácido, el riñón aumenta el volumen de la orina y para eso debe retener más agua, lo que puede traducirse en deshidratación.

Los abusos con los suplementos proteínicos suelen ser más comunes en la población masculina de mediana edad. Un estudio de la Asociación Estadounidense de Psicología publicado en el 2015 señaló que tres de cada diez hombres entre los 20 y los 50 años que acuden regularmente a un gimnasio utilizaban este tipo de productos.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente