China vivió su agosto más caluroso desde que se iniciaron los registros en 1961, tras semanas de una ola de calor sin precedentes que probablemente se repita y ponga en peligro las cosechas.


China registró su mes de Agosto más caluroso desde que se tienen registros


China vivió su agosto más caluroso desde que se iniciaron los registros en 1961, tras semanas de una ola de calor sin precedentes que probablemente se repita y ponga en peligro las cosechas.


Las olas de calor en pleno verano no son inusuales en China, especialmente en el oeste árido y en el sur del país. Pero el gigante asiático se enfrenta este año a un clima extremo, agravado por el calentamiento global, apuntan los científicos.


El mes pasado, la temperatura media en China fue de 22.4°C, informó este martes la cadena estatal CCTV, citando al servicio meteorológico.


Esta cifra es 1.2°C más alta que el anterior récord histórico.


En agosto, unas 267 estaciones de control de toda China igualaron o batieron récords de temperatura, según CCTV.


Este verano, "el número de días de calor ha sido anormalmente alto", dijo el servicio meteorológico a la cadena, explicando que los efectos se seguían notando.


Varias ciudades importantes registraron los días más calurosos de su historia y, debido a la falta de precipitaciones, muchos ríos se secaron, como el Yangtsé, el mayor del país.


Desde agosto las temperaturas bajaron pero el clima ha colocado en situación delicada a la red eléctrica porque millones de personas encendieron su aire acondicionado.


Varias provincias tuvieron que racionar la electricidad, lo que afecta gravemente a la actividad comercial y a las empresas y también a los hábitos de una parte de la población.


La provincia de Sichuan al suroeste fue una de las regiones más afectadas el mes pasado.



Para ahorrar energía, la capital de la provincia, Chengdu, redujo la iluminación del metro y apagó las vallas publicitarias. Incluso se cortó la electricidad a algunos residentes en Sichuan.


Muchas personas se refugiaban durante el día en los centros comerciales o en el metro para encontrar un poco de fresco.


Agosto también fue el tercer mes más seco registrado en el país, con un promedio de precipitaciones un 23.1% inferior a lo habitual, según CCTV.


Esta sequía sin precedentes está poniendo ahora en peligro los cultivos.


"Es una advertencia", dijo un funcionario del centro climático chino, Zhang Daquan.


Esta ola de calor viene "a recordar que debemos tener una comprensión más profunda del cambio climático" y su impacto, dijo el funcionario citado por el Diario del Pueblo, el órgano del Partido Comunista en el poder.


Un funcionario del servicio meteorológico chino advirtió el martes que se esperan temperaturas más altas de lo habitual en China durante septiembre.


La sequía es especialmente problemática para los cultivos de arroz y soja, que requieren mucha agua.


El mes pasado, la mitad del vasto territorio de China se vio afectada en mayor o menor medida por la falta de lluvias.


En este contexto, el gobierno lanzó una dotación especial de 10,000 millones de yuanes (casi 1,500 millones de dólares) para apoyar a los agricultores ante la sequía.


Fuente El Economista