Casi un cuarto de millón de personas están al borde de la inanición en Somalia, azotada por la sequía, a medida que los precios de los alimentos se disparan, dicen las agencias de las Naciones Unidas.


Más de 200,000 personas se enfrentan al hambre en Somalia ante la falta de lluvias

Casi un cuarto de millón de personas se enfrentan al hambre en Somalia a medida que empeora la sequía y los precios mundiales de los alimentos rondan los niveles récord, dijeron las agencias de las Naciones Unidas.


Las agencias dijeron el lunes que una cuarta temporada de lluvias consecutiva había fallado en el país del Cuerno de África, y los meteorólogos advierten de otra temporada de lluvias por debajo del promedio más adelante este año a medida que el clima mundial se vuelve más errático.


Esto está causando la peor sequía en 40 años en Somalia y una gran crisis de hambre.


Al mismo tiempo, los precios mundiales de los alimentos están cerca de alcanzar máximos históricos debido a que la guerra entre Rusia y Ucrania agita los mercados de granos básicos y aceites comestibles.



Alrededor de 213.000 somalíes corren el riesgo de morir de hambre, casi el triple de los niveles esperados en abril, según un comunicado del Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), y la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).


Las agencias dijeron que unos 7,1 millones de somalíes, o casi la mitad de la población, enfrentan niveles agudos de inseguridad alimentaria, lo que significa que apenas podrán obtener las calorías mínimas que necesitan y es posible que tengan que vender activos para sobrevivir.


“Debemos actuar de inmediato para evitar una catástrofe humanitaria”, dijo El-Khidir Daloum, director del PMA en Somalia.


“La vida de los más vulnerables ya está en riesgo por la desnutrición y el hambre; no podemos esperar a que una declaración de hambruna actúe. Es una carrera contra el tiempo para prevenir la hambruna”.





Alrededor de tres millones de cabezas de ganado han muerto en Somalia debido a la sequía que dura desde mediados de 2021, una cifra terrible en un país mayoritariamente pastoril donde las familias dependen de sus rebaños para obtener carne, leche y comercio, dijeron las agencias.


En particular riesgo de hambruna se encuentra el sur de Somalia, donde la presencia de combatientes del grupo armado al-Shabab hace que el acceso humanitario sea un desafío.


El Plan de Respuesta Humanitaria 2022 de la ONU está financiado solo en un 18 por ciento hasta la fecha, y Somalia está compitiendo con otros puntos críticos de emergencia global por financiamiento a medida que la inseguridad alimentaria se extiende por todo el mundo, agregaron las agencias.


“Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que actúe rápido mientras aún tengamos alguna esperanza de prevenir... una hambruna generalizada en Somalia”, dijo el representante de la FAO en Somalia, Etienne Peterschmitt.


En 2011, las condiciones de hambruna mataron a un cuarto de millón de personas en Somalia. La mitad de los que murieron eran niños menores de seis años.