Moscú se pronunció luego de que el Departamento de Estado de EEUU le acusara de haber realizado “una prueba destructiva con un misil antisatélite” que generó cientos de desechos espaciales.



El Ministerio de Defensa de Rusia confirmó este martes que realizó una prueba con un misil que destruyó uno de sus propios satélites.


“El 15 de noviembre, el Ministerio de Defensa llevó a cabo con éxito una prueba. Como resultado, la nave espacial [satélite militar] rusa inactiva 'Tselina-D', en órbita desde 1982, fue alcanzada”, informó el Ministerio en una nota de prensa.


El pronunciamiento fue hecho luego de que el Departamento de Estado de Estados Unidos, el pasado lunes, acusara a Rusia de haber realizado “una prueba destructiva con un misil antisatélite de ascenso directo contra uno de sus propios satélites”.


La prueba generó “1.500 piezas de desechos espaciales rastreables y probablemente generará cientos de miles de piezas de desechos más pequeños”, agregó el Departamento.


“El incidente del 15 de noviembre de 2021 demuestra claramente que Rusia, a pesar de sus afirmaciones de oponerse a la militarización del espacio (…) está dispuesta a poner en peligro la sostenibilidad a largo plazo del espacio exterior y su exploración y uso por todas las naciones mediante su comportamiento imprudente e irresponsable”, mencionó el Departamento.


Mediante la nota de prensa, el Departamento indicó, a su turno: “Hacemos un llamado a todas las naciones (…) para que se unan a nosotros en los esfuerzos por desarrollar normas de comportamiento responsable y se abstengan de realizar pruebas destructivas peligrosas e irresponsables como las llevadas a cabo por Rusia”.


Rusia, ante el pronunciamiento de Estados Unidos, acusó al Departamento de Estado y el Pentágono de “hipocresía” por su llamado a elaborar “normas universales que la sociedad global usaría en la exploración del espacio exterior”.


“Durante muchos años, la Federación de Rusia ha pedido a Estados Unidos y a otras potencias espaciales que firmen un tratado sobre la prevención del despliegue de armas en el espacio exterior”, recordó el Ministerio de Defensa ruso.


Moscú indicó que el borrador de este tratado fue presentado ante la ONU. “Estados Unidos y sus aliados están bloqueando la adopción”, añadió.


Así mismo, el Ministerio acusó a Washington de mantener sus esfuerzos por militarizar el espacio y recordó la creación del Mando Espacial, dentro de las Fuerzas Armadas de EEUU el año pasado, y de una nueva estrategia que busca “una amplia ventaja militar en el espacio”.


El Ministerio también señaló que, incluso antes de la creación del Mando Espacial, el Pentágono se encontraba inmerso en el desarrollo de armamento de ataque en órbita que incluyó unas modificaciones en la nave espacial no tripulada X-37, sin ninguna notificación.


“Las acciones estadounidenses se consideran una amenaza y son incompatibles con los objetivos declarados del uso pacífico del espacio exterior”, mencionó el Ministerio.


En este sentido, el Ministerio indicó que sus actividades están planificadas con el objetivo de fortalecer sus capacidades de defensa para eliminar la posibilidad de supuestos daños repentinos a la seguridad del país en el espacio.


El Ministerio aseguró que Estados Unidos es “muy consciente” de que los fragmentos resultantes de la prueba no representan ni representarán una amenaza para las estaciones orbitales, las naves espaciales y las actividades espaciales.


“Los fragmentos están incluidos en el catálogo principal del sistema de control espacial ruso y se toman de inmediato para su mantenimiento hasta que cese su existencia”, explicó el Ministerio.


También recordó que EEUU, China y la India realizaron pruebas similares en el espacio exterior anteriormente.

Post a Comment