Washington ha puesto de manifiesto que el Gobierno de Xi Jinping se encuentra en vías de fortalecer su "capacidad para luchar y ganar guerras contra un enemigo fuerte"


 

La Administración de Estados Unidos ha alertado del fortalecimiento y los avances de China en materia militar y ha informado de que, para el año 2030, Pekín quizá cuente ya con 1.000 ojivas nucleares. Así lo ha detallado el Departamento de Defensa estadounidense en su informe anual 'Avances militares y de seguridad de China', ordenado por el Congreso de Estados Unidos y que sirve como "una evaluación autorizada" sobre los desarrollos de China en estos ámbitos.

 

Por tanto, Washington ha puesto de manifiesto que el Gobierno de Xi Jinping se encuentra en vías de fortalecer su "capacidad para luchar y ganar guerras contra un enemigo fuerte, coaccionar a Taiwán y a los demandantes rivales en disputas territoriales y contrarrestar la intervención de un tercero en conflictos en la periferia de China". Estos avances de Pekín se reciben con preocupación en Estados Unidos, que observan cómo la expansión del arsenal nuclear chino es mayor de lo que esperaban y supera las estimaciones anteriores del Pentágono.

 

Asimismo, el informe también apunta el desarrollo de nuevos misiles balísticos intercontinentales por parte del Gobierno de Xi, que estaría inmerso ahora en la construcción de, al menos, tres campos de silos de misiles. Este punto también lo ha puesto de manifiesto la Federación de Científicos Estadounidense, aunque desde Pekín no se han pronunciado al respecto.

 

Ya el mes pasado, el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, expresó su preocupación por las demostraciones chinas del uso de armas hipersónicas, por las que consideró que podría estar "muy cerca" un "momento Sputnik" —en alusión al lanzamiento del satélite soviético en 1957, que marcó su liderazgo en la "carrera espacial"—, recuerda 'The Hill'. Este informe se ha publicado en un momento en que las relaciones entre Washington y Pekín atraviesan una fase de tensiones derivada de las incursiones aéreas chinas en Taiwán —la cual consideran de su territorio—, ante las que Estados Unidos ha remarcado su compromiso con la isla. A finales de octubre, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, reconoció que las amenazas de Pekín iban en aumento y que la isla contaba con la presencia de entrenadores del Ejército estadounidense.

 

"La ventana de oportunidad no estará abierta para siempre, especialmente si Irán sigue dando pasos nucleares provocadores" El Gobierno de Estados Unidos ha manifestado que es posible lograr "rápidamente" un acuerdo de cara al retorno de Washington al acuerdo nuclear de 2015, que abandonó en 2018 de forma unilateral, y el cumplimiento de todas las cláusulas del mismo por parte de Irán, de cara al reinicio de los contactos en Viena el 29 de noviembre. "Lo hemos dicho muchas veces. 


Creemos que es posible lograr rápidamente y aplicar un acuerdo sobre el retorno mutuo al cumplimiento del acuerdo nuclear cerrando el relativamente pequeño número de asuntos que quedaron pendientes a finales de junio, cuando terminó la sexta ronda [de contactos en Viena]", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price. 


Así, ha aplaudido el anuncio sobre el reinicio de los contactos y ha incidido que, "si Irán es serio, esto puede lograrse en un periodo relativamente corto", si bien ha subrayado que "la ventana de oportunidad no estará abierta para siempre, especialmente si Irán sigue dando pasos nucleares provocadores".

Post a Comment