Una potente y adelantada ola de frío está azotando el norte de China, provocando la primera nevada importante de la temporada en gran parte de las regiones del norte, incluida la capital: Beijing.



Ante esta situación climatológica extrema, el Centro Nacional de Meteorología de China activó la primera alerta naranja de la temporada por nevadas, el sábado.


La ola de frío está afectando zonas desde Beijing y Shanghái hasta Guangzhou, con un descenso de las temperaturas de hasta 14ºC (25ºF), en el día de hoy.


Se prevén acumulaciones de nieve en algunas zonas de hasta 40 centímetros (15,7 pulgadas).


En la capital del país, Beijing, hogar de unos 21,5 millones de personas, comenzó a acumularse la primera nieve el sábado por la noche, 23 días antes de la media, mientras que las temperaturas bajaron drásticamente el domingo por la noche hasta alcanzar el mínimo más acusado para esta época en los últimos 10 años.


Algunos tramos de las autovías de la ciudad han tenido que cerrar. Del mismo modo, los trenes de alta velocidad a Tianjin y Shanghái tuvieron que ser cancelados o sufrieron retrasos. El servicio de autobuses quedó suspendido y el número de vuelos, en los dos aeropuertos principales de la ciudad, tuvieron que ser reducidos.


Según indicaban desde el Centro de Meteorología de Beijing, la previsión era que seguiría nevando hasta el domingo a mediodía o por la tarde.


En el día de hoy, el Centro Nacional de Meteorología mantiene las alertas de color naranja por nevadas en algunas regiones del norte del país. La previsión era que nevaría con intensidad hoy en Hebei, Tianjin, Shandong, Heilongjiang, Jilin y en el Interior de Mongolia.


En algunas de estas regiones, las previsiones incluyen ventisca, con una acumulación de más de 40 centímetros (15,7 pulgadas) de nieve.


Se aconseja a los residentes a permanecer en el interior y a las autoridades locales a tomar precauciones en carreteas, vías ferroviarias, suministro eléctrico y telecomunicaciones.

Post a Comment