Tras el descubrimiento del agujero de ozono en la Antártida en la década de 1980, y los protocolos internacionales resultantes establecidos para reducir la destrucción del ozono, el Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono se celebra cada año el 16 de septiembre para mantener la conciencia sobre el impacto humano.



Después de un comienzo bastante estándar, el agujero de ozono de 2021 ha crecido considerablemente en las últimas dos semanas y ahora es más grande que el 75% de los agujeros de ozono en esa etapa de la temporada desde 1979.


El Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus (CAMS) * examina el ozono en la atmósfera, así como la radiación ultravioleta que atraviesa la capa de ozono para llegar a la superficie de la Tierra.



El Servicio registra tendencias pasadas, brinda una instantánea de la situación actual y pronostica las concentraciones de ozono durante los próximos días para respaldar la investigación, el monitoreo de políticas y la información del público.


Cada año, a medida que el hemisferio sur se acerca a la primavera, los productos químicos artificiales descomponen el ozono sobre la Antártida, lo que hace que la capa de ozono se vuelva mucho más delgada.



Debido a que el agujero de ozono puede ubicarse sobre regiones con poblaciones en riesgo de estar expuestas a niveles nocivos de radiación ultravioleta, la información que proporciona CAMS, basada en observaciones satelitales e in situ y modelos detallados de la atmósfera, es por lo tanto muy importante.


Todos los años el agujero se profundiza y la capa de ozono se vuelve más y más fina. Y las implicancias de esto no son teóricas, afectan a miles de vidas en todo el mundo; y ese número solo va en aumento. Hace falta mirar lo que está ocurriendo en este momento en distintas partes de Estados Unidos y de Europa: incendios forestales incontrolables que se llevan vidas humanas -ni hablar de la vida animal- y obligan a miles de personas a evacuar sus ciudades y sus casas perdiendo todas sus pertenencias. De nuevo, estas consecuencias son solo el principio, ya que todo parece indicar que esta situación no hará más que agravarse en los próximos años.


Es por esto que la información que proporciona el CAMS, que está basada en observaciones in situ y por satélite y en modelos detallados de la atmósfera, es muy importante.


El agujero de ozono de este año


CAMS monitorea constantemente la capa de ozono de la Tierra , rastreando la formación y evolución de la destrucción química anual del ozono que conduce al desarrollo del agujero.

Los científicos de CAMS han estado monitoreando de cerca el desarrollo del agujero de ozono de este año sobre el Polo Sur, que ahora ha alcanzado una extensión mayor que la Antártida, es decir, se ha extendido significativamente en los últimos 15 días.



Vincent-Henri Peuch, Director del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus, comentó que “este año, el agujero de ozono se desarrolló como se esperaba al comienzo de la temporada. Parece bastante similar al del año pasado, que tampoco fue realmente excepcional hasta principios de septiembre, pero luego se convirtió en uno de los agujeros de ozono más grandes y duraderos en nuestro registro de datos más adelante en la temporada. Ahora nuestras previsiones muestran que el agujero de este año se ha convertido en uno bastante mayor de lo habitual. El vórtice es bastante estable y las temperaturas estratosféricas son incluso más bajas que el año pasado, por lo que puede seguir creciendo ligeramente durante las próximas dos o tres semanas «, concluyó.

Post a Comment