El gobierno estatal de Puebla confirmó el fallecimiento de una persona a causa de una serie de explosiones, en la ciudad de Puebla, originadas por una toma clandestina de gas LP. Al menos 50 viviendas quedaron completamente destruidas y hay alrededor de 15 personas hospitalizadas.


 

El incidente sucedió en la avenida Gasoducto, esquina con Avenida Ferrocarril, de la Junta Auxiliar de San Pablo Xochimehuacán, en la capital de Puebla, alrededor de las 2:20 de la madrugada. Se desconoce el número de víctimas, pero se reportó que los lesionados están siendo trasladados al Hospital General Norte de Puebla.

 

El presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, confirmó en la madrugada que el siniestro se originó en un ducto de gas de Pemex. Una pipa estaba extrayendo el combustible y dio lugar al incidente.

 

En la mañana de este domingo 31 de octubre, el gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa, dio una conferencia de prensa donde confirmó que la serie de detonaciones tuvo su origen en la extracción ilegal de gas LP. El resultado del incidente fue el fallecimiento de una persona y la hospitalización de 15 más.

 


Entre los heridos, hay cinco personas en estado grave, de las cuales tres están intubadas. La gravedad de las quemaduras van del 15% a más del 70% del cuerpo quemado.

 


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ya se pronunció sobre lo ocurrido e indicó que se mantendrán a salvo a todas las personas desalojadas y que perdieron sus viviendas.

 

La evacuación permitió mitigar la gravedad de la tragedia

 

Representantes de la Secretaría de la Defensa Nacional y el propio gobierno del estado de Puebla afirmaron que el primer reporte de la fuga de gas se originó alrededor de la 1:30 de la madrugada. Por lo cual, se dio inicio a un protocolo de evacuación inicial de los pobladores que habitaban 300 metros a la redonda del lugar.

 

El cerco se amplió a 500 metros, mientras el cuerpo de bomberos trataba de controlar las fugas. Al mismo tiempo, la Comisión Federal de Electricidad cortó el suministro de energía para evitar una detonación.

 


Fue hasta casi una hora después, cerca de las 2:30 de la madrugada, que se escuchó una primera explosión, seguida de una segunda de mayor intensidad y todavía una tercera minutos más tarde.

 

El gobernador Luis Miguel Barbosa enfatizó que los estallidos se dieron después de estas primeras evacuaciones. Y que por esta razón se evitó que la tragedia cobrara mayores dimensiones en cuanto a pérdida de vidas humanas.

 


Las autoridades prometieron indemnizar a las víctimas y sus familiares, asi como a todas las personas que perdieron sus viviendas. Hasta el momento, se estima que fueron 50 las casas afectadas.

 

El Hospital de Ortopedia y Traumatología ubicado en las inmediaciones del lugar también sufrió daños, aunque ninguno que comprometiera su estructura. Y, de hecho, varios pacientes del nosocomio fueron desalojados y trasladados a otros centros de salud y a albergues provisionales.

Post a Comment