Un equipo de investigadores ha identificado una nueva cepa de morbillivirus –un virus mortal que se propaga entre los mamíferos marinos– en un delfín de Fraser en Hawái, lo que hace temer un brote en el archipiélago. Científicos de la Universidad de Hawái (UH) detectaron la enfermedad tras realizar recientemente el diagnóstico en un espécimen que quedó varado el 17 de enero de 2018 en la isla de Maui, detalló el pasado domingo la institución educativa en un comunicado.


 

"El varamiento del 2018 del delfín de Fraser reveló que tenemos una cepa novedosa y muy divergente de morbillivirus aquí en aguas hawaianas que desconocíamos", explicó Kristi West, investigadora asociada del Instituto de Biología Marina de la UH. "El morbillivirus es una enfermedad infecciosa que ha sido responsable de muertes masivas de delfines y ballenas en todo el mundo. Está relacionada con el sarampión y la viruela humanos", agregó.

 

Cuando el delfín fue arrastrado a la costa, los biólogos desconocían la causa que le llevó a la muerte, ya que su cuerpo estaba en buenas condiciones, pero sus órganos y células mostraban signos de infección.

 

"Los pulmones tenían una superficie moteada, con áreas de consolidación (1-2 centímetros de diámetro)", reza el estudio, publicado en la revista Nature Scientific Reports. Las zonas de consolidación revelaban un tejido firme de color rojo oscuro a tostado alrededor de los pequeños bronquios en el corte transversal, mientras que el ganglio linfático marginal del pulmón izquierdo estaba agrandado y tenía una superficie irregular. Además, la tráquea y los bronquios principales contenían pequeñas cantidades de espuma teñida de rojo, declararon los científicos.

 


El equipo examinó muestras de tejido, lo que les llevó a identificar que la causa de la muerte fue el morbillivirus, que le causó una disfunción neurológica y hepática.

 

Amenaza de extinción para otras especies de Hawái

 

Los biólogos señalaron que la investigación identificó el morbillivirus como una amenaza importante para otros animales marinos, ya que esta especie es muy sociable y tiende a interactuar estrechamente con otros delfines y ballenas.

 

"También es importante para nosotros aquí en Hawai porque tenemos muchas otras especies de delfines y ballenas –unas 20 especies que 'llaman' a Hawái su hogar– que también pueden ser vulnerables a un brote de este virus", afirmó West.

 

"Un ejemplo son nuestras falsas orcas insulares en peligro de extinción, de las que se calcula que solo quedan 167 ejemplares. Si el morbillivirus se extendiera por esa población, no solo supondría un gran obstáculo para la recuperación de la población, sino que también podría ser una amenaza de extinción", concluyó.


Con información de Actualidad RT

Post a Comment